¿Qué es mano de obra? - Definición y tipos de mano de obra

¿Qué es mano de obra? - Definición y tipos de mano de obra

El término mano de obra hace referencia a cada persona que realizar labores de trabajo dentro de una empresa. A su vez, trabajo en este concepto se refiere al esfuerzo humano ejecutado, ya sea físico o mental, como parte del proceso productivo, el cual es pagado o remunerado.

No se debe confundir trabajo con mano de obra, pues el trabajo forma parte de los factores de producción, por lo que es de naturaleza escasa, lo que conlleva a que tenga un precio dentro del mercado. Por su parte, la mano de obra no tiene un precio en sí, sino que es la mano de obra la que percibe el pago o salario.

Importancia de la mano de obra

La importancia radica en que se trata de un componente esencial dentro del mercado laboral. Asimismo, se trata de la representación física de los costes de producción, debido a que para ser ampliada es indispensable invertir en salarios.

Tipos de mano de obra según su aporte

De acuerdo a cuál es el aporte en el proceso de producción, la mano de obra se clasifica de la siguiente forma:

1. Mano de obra directa

En este tipo entran los trabajadores que intervienen de manera directa en la transformación materias primas e insumos con el objetivo de crear servicios y bienes. Incluso cuando se cuenta con una empresa mecanizada, la mano de obra directa continúa presentándose como una necesidad en el proceso productivo.

2. Mano de obra indirecta

En esta clasificación se encuentran aquellos trabajadores que realizan tareas de dirección en el proceso productivo o tareas de apoyo. A diferencia de la mano de obra directa, estos trabajadores no intervienen de forma directa en la transformación de materias primas e insumos. Generalmente, las tareas que efectúan son de gestión comercial, directivas o administrativas.

En este sentido, es común que ocupe puestos altos dentro de la jerarquía organizacional de las empresas.

Tipos de mano de obra según su nivel de capacitación

Mediante este criterio se clasifica en los siguientes grupos:

1. Mano de obra cualificada

En este tipo entran aquellos trabajadores cuyas labores implican habilidades técnicas o profesionales como requisitos indispensables para actuar en el proceso productivo.

Se trata de trabajadores especializados en su nicho, por lo que siempre cuentan con algún tipo de formación académica formal. Asimismo, también es usual que cuenten con algún certificado que avale su profesionalismo.

Debido a la formación con la que cuentan, se caracterizan por tener un salario mayor y por ser más escasos dentro del mercado.

2. Mano de obra no cualificada

Finalmente, en este grupo entran aquellos trabajadores que no necesariamente deben tener una formación técnica o profesional para ejercer su labor. Este tipo es el más abundante en el mercado, razón por la que su salario es también más reducido.

Aunque carezca de formación formal, su importancia es de igual forma crucial para las empresas, pues contribuye a la reducción de costes de producción, lo cual se ve reflejado en un incremento de la eficacia.